De ellos aprendí

¿Qué es una generación? Normalmente utilizamos este término para denominar al conjunto de personas que han nacido en fechas próximas y han recibido una educación y unos influjos culturales y sociales semejantes. Por si aún no lo sabes, tú perteneces a la llamada Generación Z, mientras que yo formo parte de los denominados Baby boomers. Teóricamente, cada generación suele tener como referente a alguna de las que la han precedido. Por eso mismo, como dijo el director de cine afroamericano Spike Lee en la ceremonia de los Oscar, nunca es demasiado tarde para conectar con nuestros antepasados y recuperar su sabiduría y su humanidad.

Personalmente, nunca he tenido unos referentes generacionales claros. Siempre me ha gustado picar de aquí y de allá, porque considero que cada generación posee unos valores a tener en cuenta. Sí que es verdad que el tiempo lo pone todo en su sitio, y comienzas a valorar las cualidades que de joven has odiado a medida que te vas haciendo mayor. Y es que, como escribió Bernard Shaw, «la juventud es una enfermedad que se cura con los años».

La otra tarde estaba escuchando la noticia de la muerte de Luke Perry, mi admirado Dylan McKay en la serie Beverly Hills, 90210, cuando me has enseñado el nuevo video de David Rees. Ya habíamos escuchado alguno de los célebres mashups de este cantautor y youtuber malagueño de 24 años de edad, pero ahora te has enamorado de su nueva canción, De ellos aprendí, y has querido compartirla conmigo. El tema se ha convertido en un fenómeno en las redes sociales y su video ya tiene más de tres millones de reproducciones. Como dirías tú, la canción es muy «cuqui». En ella revive, acompañado de un ukelele, las mejores frases de los clásicos de Disney. Después de escucharla me ha dado por pensar en tus referentes generacionales, y si realmente estás aprendiendo algo de los adultos que supuestamente participamos de tu educación. Porque, que Dios me perdone, cuando Walt Disney se convierte en el referente filosófico de una generación es que algo grave está pasando en la educación española.

Estaba envuelto en estas tribulaciones mientras veía el video de Álvaro Sánchez, un estudiante de Zaragoza que está a punto de cumplir 18 años, que me compartió un amigo. En su soberbia exposición para un trabajo de clase se rebela contra una enseñanza casposa que debería estar orientada al futuro. En mi opinión, la educación y el estudio deberían servir para formar ciudadanos capaces de razonar por sí mismos. Sin embargo, las competencias que exige el futuro poco o nada tienen que ver con las que se imparten en las aulas. Parece increíble, pero eso mismo ya le paso a mi generación hace casi 40 años. Entre otras muchas cosas importantes, como cocinar o coser, nadie nos enseñó qué cosas teníamos que tener en cuenta a la hora de firmar un contrato laboral o al abrir una cuenta corriente. Poco o nada ha evolucionado la educación en este sentido. Ante esto, no es de extrañar que los jóvenes busquen sus referentes sobre las cosas importantes de la vida en modelos, supuestamente más inspiradores, como el universo Disney. Al menos ahí, más que en la escuela, sí que encuentran una tímida puesta al día de los valores más tradicionales.

Crecer supone hacer frente a la incertidumbre de no saber qué va a ser de ti en los próximos años, y al vértigo de pensar que has malgastado tu vida hasta ese mismo momento. Por eso, ten siempre presente que en la vida lo que cuenta no es llegar a la meta, sino disfrutar del viaje. Decía Ortega y Gasset, «siempre que enseñes, enseña a dudar de lo que enseñes». Y es que la curiosidad es el primer paso para intentar entender la vida y todo lo que en ella se desarrolla. Pronto aprenderás que a la mayoría de las personas lo único que les preocupa en este mundo son ellas mismas. Tal vez por eso, como oí el otro día, lo más habitual es que la gente prefiera masturbarse a informarse. Por eso, como mujer, cuando dudes, tú a lo tuyo. Sé creativa y asume riesgos. Y cuando alguien se ría de ti, sigue adelante, eso es que diste en el clavo. ¡Feliz Día Internacional de la Mujer, hija!

Música: Viggo Mortensen, George MacKay, Samantha Isler, Annalise Basso, Nicholas Hamilton, Kirk Ross y Philip Klein (2016). Sweet Child o’ Mine en Captain Fantastic (BSO). EE.UU. Lakeshore Records. Canción original escrita por Axl Rose, Duff McKagan, Izzy Stradlin, Saul Hudson y Steven Adler (1988).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s