Las pequeñas alegrías

La felicidad se mide por esos pequeños instantes de alegría que jalonan nuestra vida. Son esos momentos que raramente ponemos en valor y en los cuales nos sentimos más vivos que nunca. Y es que, por muy mal que nos vaya, siempre hay motivos para estar alegres.

Hoy me has pedido ir a ver de nuevo Bohemian Rhapsody. Tu petición no me ha sorprendido demasiado: solo será la segunda. Que yo recuerde hemos visto Campeones tres veces juntos, y me consta que tú la has visto al menos otras dos más. Acepto encantado tu propuesta porque, aunque como película no es gran cosa, como concierto es grandioso.

Una cosa que aún a día de hoy sigue sorprendiéndote es que no me guste Queen. Para ti, una de las más fervientes seguidoras de Freddie Mercury, es algo que carece de explicación lógica. Yo he tratado de hacértelo entender, pero no he debido poner demasiado interés en ello. Para mí no resulta fácil de explicar que Queen, al igual que otras bandas como Pink Floyd o Supertramp, era uno de aquellos grupos que se quedaba a escuchar en casa de alguien. A mi entender era música sofisticada, con ciertas pretensiones. Era la música de los «niños pera». Chavales que me llevaban varias vidas de ventaja. Chicos que tenían dinero para comprar discos y un equipo de música, algo no demasiado común en mi barrio. En casa solo teníamos radio. Después llegó el radiocasete. Tarde, demasiado tarde. Por eso me gustaba tanto ir a los bares con mis amigos, no tanto a beber, sino a escuchar música. Lugares donde la vida estaba tan cruda como la tortilla del bocadillo que nos metíamos entre pecho y espalda mientras escuchábamos a los Rolling Stones, Lou Reed o David Bowie. Música descarnada, sin complejos ni artificios, como lo era nuestra propia vida.

Y henos aquí los dos viendo de nuevo Bohemian Rhapsody. Porque sigues empeñada en hacerme olvidar el pasado. Entonces se apagan las luces. Comienza la música, y vemos como la cámara subjetiva nos muestra la espalda de Freddie y nos acompaña desde las bambalinas hasta el mismísimo escenario. Es ahí mismo donde Freddie toma aire, tu momento favorito de la peli, y ante nosotros se abre el escenario de Wembley. Nos miramos, nos cogemos de la mano, y comenzamos a disfrutar de la música. Esa magia sonora que nos ayuda a crear empatías y comunicarnos sin palabras. ¿Existe algún plan mejor para compartir en familia? Y pienso todo esto mientras estamos viendo la gala de los Premios Goya de este año. Jesús Vidal, Marín en Campeones, acaba de recoger el Goya al Mejor Actor Revelación. Tú te has puesto muy contenta y yo he llorado mientras me mirabas sin saber qué estaba pasando exactamente.

–¡Papa, estás llorando!

Sí, hija, estoy llorando porque hacía que no me emocionaba tanto con un discurso desde que escuché el de Barack Obama en New Hampshire. El precioso discurso de Jesús Vidal me ha abierto el corazón en dos. Estoy llorando porque es imposible no llorar cuando un hijo agradece a su madre haberle enseñado a ver la vida con los ojos de la inteligencia y del corazón. Y, sobre todo, estoy llorando porque no todos los días tienes la oportunidad de escuchar de boca de alguien que le gustaría tener un hijo como él porque ha tenido unos padres como los suyos.

Acabo de enjugarme la última lágrima y he recordado la frase con la que se despide Jim Hutton, el último compañero sentimental de Freddie Mercury, la noche en que ambos se conocen: «Tú también me gustas, Freddie. Ven a buscarme cuando decidas que te gustas a ti mismo». Y siento que empezaré a gustarme a mí mismo el día que me parezca en algo a Jesús Vidal. El día que sea capaz de decir cosas tan bonitas como las que han salido por su boca, así de carrerilla.

Crecer es toda una aventura y te aseguro que envejecer también lo es. Y me doy cuenta de que ser diferente y olvidar los prejuicios que tenemos como adultos es, a veces, una gran ventaja. Y es que, quién quiere ser marino cuando puedes ser un submarino.

Música: Los Chunguitos (1980). Me quedo contigo. En Pa Ti Pa Tu Primo. [CD y descarga digital]. España. EMI-Odeon.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s